El arte de la quietud y del silencio se cotiza

El cliente exige: un performance, un montaje corto con algún mensaje (especialmente para las fiestas infantiles) o simplemente divertir a los niños; un cuadro o un grupo de estatuas humanas durante un determinado periodo de tiempo (no mayor a ocho horas). Y las asociaciones que agremian a estos trabajadores artísticos deciden el valor.

Aunque todavía hay muchos que trabajan en la calle por necesidad o por el placer de estar en la arteria, según algunos, la verdad es que ahora tener a un grupo de estatuas humanas en un evento requiere de una negociación y una firma de un contrato.

En Bogotá hay cuatro asociaciones oficiales que reúnen a unas 80 estatuas. Y pese a que sus directivos aseguran que todavía les falta mucho camino por recorrer en cuanto a garantías laborales, ya han ido ganando espacio y respeto.

Luis Antonio Guío, director de Funlapaz, trabaja como estatua humana desde 1999. Asegura ser uno de los iniciadores de este arte en Colombia. Para él, haber creado una empresa significa garantías de parte y parte. De nosotros, porque les damos a los clientes un buen espectáculo de acuerdo con sus necesidades. Y para quien nos contrata, seguridad de un show de calidad, porque sabemos de teatro y de arte

Guío trabaja con 22 personas. Y cuando el espectáculo las incluye a todas, el costo de un show puede oscilar entre 25 y 30 millones de pesos. Cuando es una sola, puede estar entre 200.000 y 600.000 pesos (de acuerdo al número de horas).

El valor, dice, depende de muchos factores: Vestuario, pintura, tipo montaje y el tiempo. Los precios se pueden negociar.

José Ruiz, director de la Asociación Colombiana de Arte Mudo, creó su empresa hace seis años y trabaja con 18 personas. Además de estatuas humanas, ofrece malabaristas, acróbatas y zanqueros, todos formados empíricamente en la calle, pero conocedores de su oficio.

Cuenta que una hora de trabajo de una estatua humana vale 50.000 pesos y se labora mínimo dos horas para un espectáculo y máximo ocho. En caso de que se necesiten todas las estatuas de su compañía, el costo puede ascender a unos 300.000 pesos la hora dependiendo de la negociación.

Solo por vestirse y maquillarse para unas fotos, Ruiz cobra 50.000 pesos la hora. Es que eso es un casting, y vale, implica representar al personaje, asegura.

Y otra de las empresas del mercado, Corporación Teatral Artes, también cotiza su trabajo. Guío cuenta que este arte completó 30 años en el mundo y Ruiz agrega que el simple hecho del desgaste físico, vale. Nosotros sufrimos de migrañas fuertes, porque los músculos están rígidos durante mucho tiempo. También, de afección en los ojos, por no parpadear. El cuidado de la piel es con cremas especiales, porque se seca con la pintura.

Además, está la parte mental. La mayoría de personas que se dedican a este trabajo deben hacer terapias de relajación y respiración para poder aguantar las largas jornadas.

Es que las estatuas, contrario a lo que la gente piensa, somos humanas de verdad, agrega Ruiz, antes de despojarse de su traje de Lincoln.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s